sábado, 26 de octubre de 2013

Hombres de café

Rodrigo Eloy Lares Bassa
Ilustración de Roberto Weil

Hombres de café, el nuevo trabajo narrativo del escritor Rodrigo Lares Bassa, nos ofrece una selección de tres relatos articulados en una prosa vital, rica en descripciones y en la belleza sensorial que se desprende de las tradiciones populares. Estos recursos otorgan unidad intimista a la historia y hondura existencial a sus personajes afincados en una geografía telúrica. El autor dibuja toda una arqueología de acciones que se desgajan de hechos sencillos, cotidianos y no por ello menos entrañables.

Lares Bassa demuestra una profunda sensibilidad artística en su retrato de parajes que solo la magia de la ficción hace visibles. La voz del narrador se alterna con la voz de los protagonistas, creando una suerte de contrapunteo donde prevalece la crónica íntima de los sueños particulares. Cada personaje deja sus huellas en las reflexiones, en su lucha a la sordina por mantener un cierto orden y, sobre todo, en el rastro indeleble del amor, la fe y las ilusiones en un futuro mejor.

En Hombres de café el lector hallará una crítica pertinaz hacia un sistema gangrenado por la corrupción, la ineficiencia, el desgaste psíquico. El cuestionamiento implícito en la narración se puede interpretar como una metáfora del país, donde un presentimiento irrumpe para resquebrajar el orden cotidiano y será necesario avanzar, página a página, para seguirle el rastro a ese presagio que atraviesa toda la historia, mientras los habitantes del pueblo esperan el supuesto e inminente suceso entre comentarios ingenuos, expresiones de impotencia, resignación o indiferencia.

Rodrigo Eloy Lares Bassa, rescata lo esencial del interior venezolano con sus tradiciones y leyendas matizadas por el aspecto sobrenatural, como el fantasma de La Bellados, que le otorga a la narración la fuerza de la raigambre popular en la concepción de la gente sencilla del pueblo. Las existencias imbricadas en lo rural, la calidez que se desprende de las voces que componen cada narración, las fiestas y rutinas convergen en su proximidad con el ethos y otros aspectos recónditos del espíritu y el alma colectiva que perviven en la memoria.

En 2005 fue cuando Lares Bassa inició su ciclo narrativo con la publicación de su primera novela, Hilos de esperanza que tiene interesantísimos “vasos comunicantes” con Hombres de café, libro que al perecer decide el destino del autor por el ámbito de la ficción narrativa, una materia que maneja con decidido dominio y talento.

José Morales

lunes, 14 de octubre de 2013

Miniguerra: tarea de los cuerpos



Miniguerra es una fragua simbólica donde el cuerpo, como abstracción, experimenta cuatro fases que revelan la condición proteica de la palabra. El Cuerpo sensual muestra la potencia liberadora mediante el erotismo, ingresando en un universo donde transforma los instantes fugaces de una mirada o un abrazo en momentos plenos y enriquecedores. La primera etapa del libro abre con el Eros como paradigma que amalgama los aspectos sagrados y profanos, fundamentales en la transmutación de las emociones. 

La tarea del Cuerpo social cumple una función indagadora y refleja sus impresiones mediante la voz poética. En ella se advierte cansancio y el cuestionamiento de aspectos sociales que apuntan hacia la toma de conciencia. Se evidencia el tránsito del estadio erótico hacia el entorno, el cual explora desde un enfoque conectado con la realidad que lo circunda. El mundo que se revela ante sí exhibe las grietas de un modelo decadente, inverosímil, absurdo hasta la nausea, el impase violento con estructuras del poder desmedido, donde la muerte y la usurpación de roles hacen su guardia, trasfiguran la palabra en un Cuerpo herido.

Este Cuerpo herido, aturdido por la confusión, se debate entre la confrontación de la contingencia y el deseo de producir cambios para rehacer un territorio con una cadencia distinta, para evitar la catástrofe. El Cuerpo herido es una metáfora del clamor por el restablecimiento de los valores y la libertad, por la sanación de un lugar ultrajado. Las imágenes poéticas de este texto dan cuenta del proceso que experimenta el ser al reconstruirse desde las profundidades del mundo subjetivo y la sensibilidad con la que el acontecer inmarcesible va reparando las fisuras del alma. 

El Cuerpo reconciliado es la puesta en escena de una lucha frontal entre la voz poética y un enemigo atomizado por el poder. Ya no hay clamor ni ruegos, sino una rebeldía inaudita que desafía al adversario y le advierte que combatirá sus ofensivas blandiendo la palabra como arma y amuleto. Las estelas líricas del Cuerpo Reconciliado señalan el lento transcurrir de un estado a otro, el cambio que se va operando en los imaginarios recónditos del ser, manifiestos en el caudal del símbolo que lo conduce hasta su más pura esencia. 

jueves, 3 de octubre de 2013

Libretas doradas, lápices de carbón



Libretas doradas, lápices de carbón es el diseño minucioso y secreto de ilusiones, proyectos y otros asuntos de la imaginación. Graciela Bonnet construye los poemas y la prosa lírica de Libretas doradas, con vectores dobles que se encuentran y desencuentran en un juego perpetuo, ironía que pone en tela de juicio la permanencia de lo real y duda de los resortes subjetivos que mueven el antagonismo de los contrarios. La ironía, en este caso, otorga una dimensión profunda a la obra y señala las bisagras relativas que mueven el orden supuestamente lógico del mundo. 

Libretas doradas, lápices de carbón refleja los bordes imprecisos de la ficción y de la realidad, y muestra cómo ambas experiencias se tocan en los linderos de lo soñado, a veces, cuando el yo poético se queda contando hojas marrones y caracoles secos. En el reverso de Libretas doradas se puede leer el pavor ontológico ante lo conocido, y el absurdo que aparece en el cuarto de baño donde el “otro” se refleja en el espejo como un doble siniestro. El sinsentido y el azar irrumpen en la rutina y asolan el sueño o trastocan la vida por unos minutos que quedarán tatuados en el recuerdo. 

Graciela Bonnet inserta sus poemas en la reflexión y en indagaciones que articula de forma incisiva hasta conformar un registro íntimo, inquietante, pero también esencial. El ejercicio poético entre la imagen y la palabra expone un discurso donde se advierte la tensión constante entre experiencias cotidianas del mundo objetivo y del mundo interior. El filón hacia donde se desplazan las anotaciones señala un refugio, un territorio inesperado en el que las Libretas doradas se van cubriendo con intuiciones escritas con lápices de carbón.

Si deseas contactar a la autora, puedes hacerlo en:

Twitter: @gracielabonnet

Lunar de viento

Jason Maldonado
Portada: Carolina Miranda


Lunar de viento es un despliegue de imágenes que aviva el Fuego, como una tierna cornisa de azufre elevando sus llamas hasta calcinar la bisutería que adorna la superficie. La imagen del calor esencial se presiente intensa, como una fragua donde se talla cada poema, a veces con dolor. Jason Maldonado nos muestra al poeta como intermediario entre la imagen poética –realidad psíquica insondable– y el lenguaje, atanor donde se consume la alquimia de la palabra. En este poemario, de profunda resonancia filosófica, nos adentramos en un universo de correspondencias (algunas estremecedoras) que se desprenden como estalactitas de cada poema. 

Hay un pulso complejo en la estructura funcional y en la cadencia poética, una invitación y al mismo tiempo, una lucha soterrada contra el signo fatalista que sella la palabra. No obstante, el ritmo y la armonía envuelven y conducen hacia otros visajes de matiz ontológico implícitos en los versos: Dios, lo otro que se oculta en nosotros, los simulacros, el desencanto, la forma de soñar el mundo, y sobre todo, en la dimensión honda, erótica, vital que se intuye en la fenomenología de la imagen. 

En Lunar de viento, la indagación que late en cada poema muestra la potencia y las visiones sobre cauces oscuros de la contingencia que permanecen larvados en la incertidumbre. Jason Maldonado transmuta imágenes que remiten a estadios profundos donde las reflexiones se remontan y dejan en su vuelo fulgores, destellos del latido esencial de la poesía que, a veces en su fugacidad, se puede entrever como un Lunar de viento.

Puedes comunicarte mediante sus cuentas en:

Twitter: @libreriasonica

Miradas íntimas

Olivia Villoria Quijada
Fotografía de portada: Her Bec


Miradas íntimas, el más reciente poemario de Olivia Villoria Quijada, devela en cada verso la precariedad de las emociones recluidas en instancias particulares del mundo femenino. Desde su título anuncia la puesta en escena de miradas que se posan en parcelas de la existencia para nombrar el dolor, las frustraciones, la enfermedad, los recintos de la casa. Las miradas van más allá del trasfondo del hogar, y denuncian los fríos aposentos donde la femineidad se enmascara con artificios que la alejan del ser auténtico. 

La voz poética convoca diosas míticas, cuidadoras del amor, de aposentos y pasiones soterradas en los laberintos de la psique. Cada mirada se vuelca al panteón sagrado del cosmos femenino, allí se refracta, se vuelve doble, como una melliza que devuelve la visión de eterna fuga hacia lejanas estrellas, hacia la ocre melancolía. Las Miradas íntimas se internalizan en los velos del romance diluyéndose en la niebla, en la nostalgia de recuerdos y deseos tatuados en la piel. 

Olivia Villoria Quijada recrea imaginarios en los que el silencio es un presagio simbólico, con él llega el insomnio cuando no lo espero, cuando no lo quiero. El poema manifiesta el absurdo y el azar de la soledad transfigurándose en imágenes que se afincan en la memoria y se sublevan contra los amaneceres sin Eros. Estas miradas hablan desde un tiempo subjetivo, y por tanto, vigente en los territorios tutelados por las deidades del amor infinito. 

La poeta trasvasa emociones con una carga lírica y profunda que se dilata en la imagen, en el verso, en el espacio en blanco del aliento. El deseo se presenta en las evocaciones y las añoranzas y hace su parusía en el poema, en la voz que se desliza vehemente por el canto, plegaria silenciosa dirigida al arcano femenino que habita en el fuego sagrado del alma. 

Puedes contactar con la autora en su cuenta de Facebook:
https://www.facebook.com/olivia.villoriaquijada?fref=ts