Vientre primerizo

Gabriela Olivo de Alba

Gabriela Olivo de Alba no deja de sorprendernos con sus creaciones y la inmensa capacidad para hacer de los sueños o la memoria, en este caso, una obra de plasticidad insólita, de una belleza estética difícil de clasificar. Vientre primerizo, estructurado en tres apartados, recrea imágenes extraordinarias a partir de las voces de amigos, de recuerdos, del tejido que compone el universo de relaciones íntimas de la familia, y los amantes posibles.

Detente, Vientre primerizo y Hura crepitans, forman tres cuerpos entrelazados mediante relatos, que apuntalan el estallido de los vientres primerizos que paren ideas, hijos, semillas, todo aquello que palpita en la creación. Gabriela usa la metáfora como vehículo para explorar los mundos contenidos en las palabras, en la sentencia de profundas líneas que trazan destinos insoslayables de aventuras truncadas, en la intimidad como protagonista de lo oscuro.

La autora transforma el libro en lugar insospechado para ofrecer un homenaje al amigo caído en otra zona igualmente oscura y temible: la muerte. Gabriela hace un juego con el cajón de sastre y saca retazos de sensualidad, reminiscencias infantiles, sexualidad clandestina y transgresora que coquetea con la muerte, y teje un lienzo de belleza que se sostiene en la riqueza del lenguaje y sus significados, en las posibles analogías y correspondencias que conectan con la gestación, pero también descubre los rostros perversos de la realidad.

Les Quintero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *